Reseña: Al otro lado del estrecho por Nicole Boumaaza

jueves, 21 de abril de 2016


Ficha oficial en Edelvives.


El padre de Nadia lleva muchos años en paro. No quiere volver a Marruecos, y tampoco logra adaptarse a las costumbres europeas, a pesar de que ahí ha formado una familia. Por eso, cuando su mujer decide divorciarse, aprovecha las vacaciones para llevar a los niños a su tierra y alejarlos así de su madre. A ellos no les gusta su nueva vida en el campo: se sienten extranjeros y echan de menos su antigua vida. Un retrato realista de los problemas que plantea la emigración y la búsqueda de la identidad cultural.












Ya confesaré desde un inicio que mis ganas de leer este libro eran mínimas. No quería, y no sabía por qué. La temática que mi profesora de Lengua había elegido para esta evaluación no me terminaba de convencer. Soy de las típicas personas que les cuesta leer algo que suene un tanto realista. Pero al final, terminé accediendo  (No tenía otra elección tampoco).

Comencé a leerlo con pocas ganas, y terminé adorandolo. Pasa con muchos libros, y sigo sorprendiendome como pude ser tan ingenua por seguir juzgando la novela sin saber de qué realmente trataba. Por algo ganó tantos premios, ¿No?

Es una historia que me dejó con un sabor agridulce en la boca varias veces. Me gustaba, y no me gustaba a medida que iba leyendo. Era demasiado machista desde mi punto de vista, pero era normal. Ibas viendo las diferencias entre la convivencia de los personajes desde dos puntos de vista distintos. Y aunque supiera que lo que ocurría era por la religión, me seguía indignando con todo. El hecho de que una mujer no podía estudiar, trabajar, querer aprender por si sola... me parecía totalmente absurdo. No solo estamos para cuidar de la casa y servir a nuestros maridos.

Desde mi punto de vista, la evolución de los personajes fue necesaria desde un principio. No creía que después de lo sucedido con el padre, iban a seguir siendo tan niños y puros como antes. Por no decir, que las cosas que sucedieron fueron muy predecibles en todo momento. Tal vez no esperaba alguna que otra reacción, pero ocurría lo que pasaba por mi cabeza en la siguiente liña y eso quitaba la emoción.

Voy a resaltar que la forma de escribir de la autora me cautivó desde las primeras liñas. Lijera, simple y adictiva. Son de estas típicas narraciones que pasarías el día leyendo porque no te cansas, y no paras hasta que lo terminas. Y lo mismo me ocurrió, cogí bien el libro una tarde y me lo terminé.

Siempre tengo problemas con los finales de toooooodos, absolutamente de TODOS los libros que me mandan leer en el instituto. Terminan casi todos de la misma forma. Es algo muy extresante, como un puzzle que no consigues hayar la última pieza. Siempre me termina faltando algo, me quedo sin saber qué pensar y me deka atontada. Sin poder pensar en otra cosa, ya que me atormenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
FREE BLOGGER TEMPLATE BY DESIGNER BLOGS